La redondez del mundo y la estupidez intelectual.

Hay una estupidez creciente que inunda nuestra sociedad que viene de la mano de quien o quienes se dicen “progresista”, dando a entender que se está a favor de cosas tales como igualdad de sexos, derechos para los homosexuales, cuidado del ambiente o reivindicación del indigenismo. Hasta aquí llega el discurso bienpensante, porque como en definitiva se trata de política, es raro que tal declaración de buenas intenciones se proyecten a cosas tales como una verdadera separación de la religión del estado. Al contrario, vemos tristemente que en nuestra Latinoamérica gobiernos que dicen representar a los indígenas, como Evo Morales, cae en los más gruesos pensamientos irracionales muy relacionado con lo mágico – religioso. Nicolás Maduro, diciendo que apareció la cara de Chávez en una pared es sintomático.
Como así de limitado es este discurso bien pensante – progresista, también lo es en cuanto al nivel de irracionalidad que posee. Se ha llegado a un punto de la discusión política donde los HECHOS y EVIDENCIAS de poco valen, siempre y cuando lo que se diga “encaje” con lo que se considera políticamente correcto.
Hace ya un tiempo que escuché a algún “catedrático” de esos que se dedican a dar cursos de x –ismo (remplazar la x por indígena, ambiente, ecología, femenino, etc.) y que la Ley Federal de educación han hecho crecer como hongos en la humedad, decir el siguiente dislate (más o menos textual):
“Los del norte rico han hecho el planisferio fuera de proporciones, de tal manera que los países del norte aparentan ser más grandes de lo que son”.
Creí que se trataba de un charlatán con título más, pero de a poco descubrí que la estupidez estaba extendida mayoritariamente en algunos claustros de la zona de “humanidades”.
Ahora me he enterado que la estupidez llegó al Ministro de Defensa que presentó este planisferio centrado en Argentina.

La estupidez aquí:

http://www.rinacional.com.ar/rin25/index.php/en/pais/item/3600-rossi-queremos-tener-una-mirada-propia-sobre-nuestro-territorio

La idea, mirándola con piedad, puede ser hasta útil para enseñar geografía. No normal, a mi entender, es que se lo tome con indiferencia.
Lo peor de todo son las frases que los periódicos reprodujeron del señor ministro en la presentación de esta estupidez novedad.

El ministro rebuznó:
“En general, el planisferio que tradicionalmente conocemos tiene más acentuado el norte del mundo, reflejando volúmenes que son desproporcionados con la realidad”, explicó el titular de la cartera”
“Resulta un sano ejercicio preguntarnos cómo sería un mapamundi centrado en la Argentina y en el cual se respeten las escalas.”
Señor ministro:
Primero: La desproporción que usted se refiere se debe a que se está proyectando en un plano una superficie esférica.
Segundo: No está más acentuado el norte que el sur. Si sucediera, entonces las curvas de los meridianos (en el caso de presentar meridianos curvos) tendrían distinto radio de curvatura en la parte norte con respecto al sur. Es evidente que esto no ocurre.
Tercero: Lo que usted describe no es más que una “ilusión óptica”. Cuando se presentan los meridianos, tanto si se presentan curvos como rectos, se produce un “agrande” de las imágenes que están cercanas a los polos. Esto sucede tanto para el norte como para el sur, tal como está en el punto segundo. Al haber más masa continental en el norte del ecuador, sucede el “efecto óptico” de que se agrandó más la imagen que corresponde al norte. Como en el sur la imagen que se agranda está pintada de celeste, porque hay agua allí, espero que esté enterado, este “agrandamiento” no es advertido.
Cuarto: Los planisferios se centran en el punto (0,0), intersección del meridiano de Greenwich y el ecuador. Si vamos a optar por la teoría conspiranoica que tan bien le caen a su gobierno para justificar barrabasadas, entonces tenemos que pensar que los africanos están involucrados, puesto que es África el continente que menor desproporción tiene y el que está en el centro de la imagen.
Quinto: Por una cuestión histórica el meridiano de Greenwich se sitúa de manera tal que pasa por el Observatorio Astronómico de Greenwich.

Si hubiera alguna intención ideológica pro inglesa, cabria esperar que el meridiano pase por la mitad de Gran Bretaña, o por el centro de Londres. Ninguna de las dos cosas sucede. La razón simple de que el meridiano cero pase por Greenwich es que las mediciones fundamentales de la tierra se hicieron allí, donde trabajaban los astrónomos más brillantes de la época. Fue una cuestión de comodidad, no iban a establecer el punto cero a una distancia incómoda de llegarse para hacer las mediciones, o que implicaría cálculos extras.
Quinto: Queda por dilucidar el por qué en Greenwich estaban los astrónomos más brillantes de su época. Eso tendrá que preguntárselo a sus madres. Parir futuros astrónomos en un país imperialista ¡A quién se le ocurre!

Anuncios

Thierry Vrain: entre la transgénesis y el negocio magufo

Hay una imagen del científico promovida por Hollywod. La podemos ver en películas tales como “El día después de mañana” y “Día de la Independencia”. En estos casos el científico que acaba teniendo la razón es el incomprendido, el marginal, el “genio” que nadie comprende. La gente termina pensando que los grandes científicos eran, o son, así ¿Son así, como las películas? NO.
Lamento desilusionar, pero los científicos no lidian contra OVNIS, ni secretas áreas 51, ni tratan de saber sobre el Triángulo de las Bermudas, ni son arriesgados rescatistas de una New York congelada de golpe. La razón está en que no hay pruebas de OVNIS, ni Áreas 51, ni Triángulos de las Bermudas. No solo que no hay pruebas, sino las que hay son contrarias, y si alguna evidencia existe, la explicación es mucho más sencilla que visitantes extraterrestres o máquinas del tiempo operando en el fondo del mar. En pocas palabras los científicos no tratan con cosas que están en la imaginación de la gente, a menos que sean psicólogos o psiquiatras.
Pero el imaginario popular siempre está alerta en búsqueda del “científico héroe” y lo encuentra a menudo en personajes como Seralini y su prédica antitransgénicos, Carrasco y sus embriones de ranas inyectados con glifosato, el fraudulento Andrew Wakefield y su prédica antivacunas o la monja Forcades en España, que sigue con la demencial campaña.
Es digna de la mejor investigación periodística, psicológica o sociológica encontrar el por qué algunos desperdician su credibilidad y su carrera científica presentando fraudes, mintiendo en los datos, o simplemente haciendo el ridículo. Las causas son muchas: interés en hacer una carrera política, buscar el apoyo de un gobierno, simple exhibicionismo, tener un minuto de fama o la simple búsqueda del beneficio económico.
La excusa que argumentan cuando se presentan todas las pruebas en contra es, a esta altura de las cosas, cansadoramente repetidas para aquel que tenga un poquito las neuronas despiertas. Sin embargo no parece ser suficiente tal repetición para los conspiranoicos, ni para militantes de “izquierda” que cada día está más lejos de Marx y cercana a Sai Baba. Para estos últimos les basta que el predicador de turno lance una sola diatriba contra una empresa multinacional – si es de origen norteamericano mejor- para automáticamente adherir a la causa sin importar si la misma es un disparate total o es una apelación al esoterismo y a la magia. Recordemos que Latinoamérica fue la inventora de la Teología de la Liberación o en Argentina está la “izquierda peronista” para darnos cuenta el nivel de delirio y desapego a la realidad en que se puede caer.
Hoy inauguramos una galería de estos personajes con uno relativamente novedoso. Se trata de Thierry Vrain.

http://www.insurgente.org/index.php/mas-noticias/ecologia/item/7961-una-entrevista-que-no-le-va-a-gustar-a-los-que-dicen-que-los-transg%C3%A9nicos-no-son-da%C3%B1inos

Cuando lo leí por primera vez, algo apurado y entre líneas, me causó asombro que diciéndose “Científico Genético”, partícipe del desciframiento del Genoma Humano argumente cosas largamente rebatidas (por lo tanto solo proporcionaré enlaces, ya que no hay nada nuevo bajo el sol).
http://de-avanzada.blogspot.com.ar/2012/08/mitos-y-realidades-de-los-transgenicos.html
http://de-avanzada.blogspot.com.ar/2013/09/beneficios-transgenicos.html
http://www.losproductosnaturales.com/2013/05/especial-en-nature-sobre-cultivos.html

Pero cuando realicé una lectura más detallada encontré dos puntas del “Hilo de Ariadna”. Veamos:
1- “Cuando me jubilé, mi esposa y yo comenzamos a cultivar una granja ecológica.”
2- “Mi esposa tiene un herbolario… porque creemos que una dieta saludable es muy importante. Existe una conexión entre lo que comemos y lo que somos.”
La última frase me resultó “magufa” y no me equivoque.
Buscando en la web, me encontré a que se dedica, junto con su esposa, este ex científico genético. Su esposa es Chanchal Cabrera que se presenta como Médica Herborista, con un conocimiento a “fondo” de TERAPIA ORTOMOLECULAR Y AROMATERAPIA. Dos grandes timos en los que suelen caer todo aquel que, a decir de Tim Minchin, no encuentra suficientemente maravilloso el mundo material y se inventa duendes y magia.
http://www.chanchalcabrera.com/
Como la más experta de los magufos timadores, se reconoce experta en terapias de las que no existen ninguna prueba de su efectividad; cuyas explicaciones de cómo funcionan y como interpretan a la enfermedad no solo contradicen lo más elemental de la ciencia, sino que también SE CONTRADICEN ENTRE ELLAS.
Conste que no tengo nada contra las huertas orgánicas, me pasa lo mismo con el veganismo: si quieren hacerlo, que lo hagan, pero con la condición que no mientan sobre los beneficios ni traten de ganar terreno denostando con falsedades a las prácticas que no siguen su credo. Pero aquí sucede que la “huerta orgánica” de los esposos Cabrera y Vrain no solo se dedica a “cultivar de manera natural” la tierra, sino también a dar costosos cursos y fiestas donde se ingieren alimentos cultivados de manera sostenible. Todos dedicados a gente de bolsillos llenos y estómagos saciados, “pijos”, como dirían mis amigos españoles.
http://www.harbourliving.ca/event/local-bounty-a-fall-farmhouse-dinner-at-innisfree
Es así como las puntas del ovillo me hicieron conocer los verdaderos motivos de su prédica anti transgénica. No es más que una pose para promocionar sus “productos” y “medicinas” como la peligrosa ONCOLOGIA HOLISTICA.
http://www.chanchalcabrera.com/holistic-oncology/
Que se le va hacer, cuando se pierde la vergüenza no se lo hace de a poco, se lo hace de una vez.

Cuando la cultura y la religión dan asco.

Creo que no hay que agregar más comentarios.

Clarin 23/10/2013
Su delito fue no llevar un pañuelo en la cabeza o, en términos legales, vestir “indumentaria indecente”. Amira Osman Hamed, activista sudanesa de los derechos de las mujeres, será llevada a juicio por eso el 4 de noviembre. Y si es declarada culpable, podría recibir hasta 40 latigazos.

Amira, de 35 años, fue detenida el 27 de agosto por la Policía de Orden Público. Se había negado a cubrirse el cabello con un pañuelo. La trasladaron a la oficina del fiscal y la acusaron de “indumentaria indecente”, bajo el artículo 152 del Código Penal sudanés, de 1991. Quedó en libertad bajo fianza tras pasar cuatro horas detenida en la comisaría.

Su caso desnuda el drama de las mujeres en Sudán, donde la flagelación por llevar “indumentaria indecente o inmoral” está contemplada en la ley.

Bajo esa ley, ir a un restaurante usando pantalones es motivo de flagelación. De hecho, Amira ya había sido acusada y condenada en 2002 por llevar pantalones y tuvo que pagar una multa.

Sus abogados le piden al fiscal que retire los cargos. Y Aministía Internacional lanzó un petitorio en todo el mundo para pedirle a las autoridades sudanesas que detengan la flagelación. El sitio en Argentina es http://www.amnistia.org.ar/40latigazos

La flagelación de mujeres en Sudán por llevar “indumentaria indecente” cobró estado público en 2009 con el caso de la periodista Lubna Hussein, arrestada en un restaurante en Jartum por “vestir ropas obscenas”. Diez de las 13 mujeres fueron inmediatamente condenadas a flagelación pública. Entre las azotadas había una chica de 16 años y dos de 17.

Lubna Hussein se declaró inocente. E invitó a 500 periodistas y amigos para que asistieran a su juicio. Cien activistas se manifestaron en las puertas del juzgado el día del juicio. Finalmente Lubna fue sentenciada a pagar 500 libras y a un mes de cárcel. La periodista se negó a pagar la multa (que sí pagó el Sindicato de Periodistas en contra de su voluntad) y fue liberada el día siguiente.

Desde varios ámbitos se ha pedido al Gobierno de Sudán la prohibición de este castigo humillante y denigrante: En 2003, la Comisión Africana ordenó a Sudán que modificara el artículo 152 afirmando que la flagelación equivalía a una tortura sancionada por el Estado. Esto sucedió después de que ocho mujeres demandaran al gobierno tras ser detenidas por ir de picnic públicamente con amigos varones. Las ocho mujeres fueron flageladas en público con un látigo de alambre y plástico que, según informes, les dejó cicatrices permanentes. AI advierte que el gobierno aún no ha adoptado ninguna medida para modificar la ley.